Cuatro pilotos diferentes encabezaron la clasificación en losa rápidos tramos de tierra cerca de Tartu, pero fue Virves el que más sonrió. Tenía una ventaja de 11,2 segundos sobre el letón Martins Sesks después de un largo y agotador día.

Sami Pajari se puso en cabeza muy pronto en la corta especial del viernes por la noche, antes de que el líder del campeonato, Tom Kristensson, se adelantara en la primera especial de esta mañana.

La ventaja del sueco fue efímera después de que un fuerte aterrizaje rompiera el cigüeñal de su Ford Fiesta Rally4, permitiendo a Sesks avanzar.

Un tramo más tarde y Virves estaba al frente. No ganó ningún tramo en todo el día, pero una serie de tres terceros consecutivos le dieron sus frutos.

«Estoy muy feliz y orgulloso de liderar la primera prueba del WRC Junior en el Rallye de Estonia», dijo. «Hoy ha sido difícil y el formato del evento es muy diferente a lo que estoy acostumbrado, lo cual ha sido un reto, pero también una gran experiencia de aprendizaje».

Su compatriota Ken Torn fue su más cercano rival, pero un doble pinchazo lo dejó de lado cuando sólo tenía una rueda de repuesto en su Fiesta.

Sesks terminó 16,2 segundos por delante de Pajari, que se encontraba en plena forma esta tarde con una racha de cuatro victorias de tramo. El trío de cabeza estaba a más de dos minutos de distancia de Ruairi Bell, con Fabrizio Zaldivar y Marco Pollara completando los seis primeros puestos.

Raúl Badiu se retiró con un radiador roto, pero volverá para la última etapa de mañana, a diferencia de Kristensson, cuyo coche no puede ser reparado. Otros abandonos fueron Fabio Andolfi con un problema mecánico y Pontus Lönnström con un eje de transmisión roto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Copy link
Powered by Social Snap