Dos semanas después de la celebración del 51 Rallye de Ferrol – Suzuki, sin incidentes reseñables en el
transcurso de la misma y sin ningún caso confirmado de contagio de COVID-19 vinculado la prueba, es
hora de agradecer a todos el esfuerzo realizado para la celebración de esta carrera. Desde organización,
voluntarios, cuerpos y fuerzas de seguridad, a equipos y aficionados, que han respetado
escrupulosamente y durante todo el fin de semana las medidas de seguridad y los protocolos
establecidos para poder llevarla adelante.


Siguiendo las directrices que en materia sanitaria establecieron las distintas administraciones, la
Escudería A. Ferrol puso en marcha, entre otras muchas medidas, un registro de entrada y presencia
tanto en tramos como en el recinto ferial FIMO que empleaba el sistema de códigos QR. Fueron miles
los seguidores (además de equipos, organización y prensa) que siguieron a rajatabla un procedimiento
que afortunadamente se ha quedado en eso: en un registro que no ha habido que utilizar para informar
de ningún caso de contagio, y en este aspecto el respeto generalizado por las normas básicas de
mascarilla, distancia de seguridad e higiene de manos sin duda han surtido efecto.
Al hilo de lo anterior, aprovechamos para pedir disculpas si en algún momento puntual la tecnología o
las comunicaciones han retrasado el proceso de registro o incluso de entrada a la zona de asistencia;
cuestiones no siempre 100% controlables pero que desde la organización hemos tratado de subsanar
con la mayor celeridad posible y dentro de nuestras posibilidades.


En resumen, esto ha sido un esfuerzo general, de todos, con el que hemos demostrado que se pueden
llevar adelante pruebas deportivas con miles de personas involucradas y con la máxima garantía de
seguridad que ahora se exige a cualquier evento multitudinario. Creemos que las escuderías que
conforman las pruebas del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto contamos con las herramientas
y protocolos suficientes como para devolver el certamen a la tan ansiada normalidad, como así se ha
demostrado en este arranque de temporada 2020 en el certamen, y que de esta forma el deporte del
motor pueda seguir repercutiendo económicamente en las zonas, comarcas, ciudades o pueblos por
donde pasa. Porque, conviene recordarlo, este deporte arrastra a un gran número de personas que
comen, duermen y consumen a lo largo de varios días en la región donde se disputan las pruebas y ello
también ayuda positivamente a una economía local resentida por la crisis derivada tras la pandemia del
Covid-19.
Sí, se puede y sí, afición y equipos han demostrado estar a la altura.
¡Muchas gracias a todos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Copy link
Powered by Social Snap