La Peugeot Rally Cup Ibérica desembarcaba este fin de semana en tierras asturianas, aprovechando la celebración del emblemático Rally Blendio Princesa de Asturias – Ciudad de Oviedo para ofrecernos toda la emoción de los Peugeot 208 Rally4 peleando a brazo partido. En la 57ª edición de la siempre exigente cita norteña (tercera parada de la copa tras Alto Tamega y Vidreiro), RaceSeven ofreció como ya viene siendo habitual su cobertura a dos de los pilotos inmersos este año en la monomarca de la firma francesa: Álvaro Muñiz y Domingo Estrada.

Celebrado finalmente sin público en las cunetas debido a las restricciones establecidas en las horas previas a su disputa, el rallye mantuvo eso sí toda su esencia en lo deportivo, con una ambiciosa jornada única el sábado compuesta por ocho especiales y 121,96 kilómetros contra el crono. Aunque la climatología acompañó, las carreteras asturianas presentaban sus habituales retos en forma de humedades, zonas sucias y trampas, siendo necesario aplicar la máxima concentración para evitar posibles sustos o salidas de carretera.

El resultado más notorio bajo las carpas de RaceSeven nos lo brindaba la dupla formada por Álvaro Muñiz y Javier Martínez, que conquistaban una formidable tercera plaza en el podio final de la citada Peugeot Rally Cup Ibérica. Y es que el experimentado piloto coruñés hizo gala una vez más de su ya conocida capacidad de adaptación a todo tipo de monturas, aupando además el Peugeot 208 Rally4 a la 10ª plaza absoluta del rallye. Todo ello después de una estrategia de carrera muy inteligente en la que aumentaba gradualmente el ritmo, orquestando una gran remontada en el bucle nocturno de Nava y Colonga, en el que varios de sus rivales sufrían salidas de carretera.

De este modo, Muñiz llegaba a Oviedo con el tercer cajón del podio asegurado, finalizando a 27 segundos del vencedor, el local Alejandro Cachón. Josep Bassas por su parte terminó segundo. Cabe destacar que con este resultado, el piloto de RaceSeven mantiene vivas las aspiraciones de cara a la lucha por las plazas de honor en la copa.

La cruz de la moneda recayó esta vez en Domingo Estrada por rotura de una rótula de dirección en la segunda especial. El joven piloto cántabro salía finalmente con Jovino Peláez en el baquet derecho del Peugeot 208 Rally4, estando entre sus objetivos no solo la lucha dentro de la Peugeot Rally Cup Ibérica, sino también en la Beca R2 Junior.

Por último, nos gustaría enviar muchos ánimos a Luis Vilariño, cuyos planes para este rallye al volante del Skoda Fabia R5 se trastocaron al encontrarse aún ingresado por una dolencia pancreática.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Copy link
Powered by Social Snap